DestacadasReviews

Reseña de ¿Alcachofas? ¡No, gracias!

¿Alcachofas? ¡No, gracias! Este es el título del juego que os traemos para inaugurar la sección de reviews. Se trata de un juego de mesa bastante sencillo y no demasiado largo, que te permite echar un ratito divertido.

Lo cierto es que lo conocimos de rebote, ya que invitamos a cenar ramen a unos amigos y lugar de proponer traer el postre, nos propusieron traer alcachofas. Reconozco que pasé un rato preguntándome qué tenían que ver las alcachofas con el ramen. Oye, cada quién hace el ramen con lo que le da la gana, pero no sé, se me hacía raro. Al final se descubrió el pastel (que gastronómico se está poniendo este post) y resultó que se trataba de un jueguecito nuevo que acababan de regalarles y no habían tenido tiempo de estrenar.

Así de sencillito es este ¿Alcachofas? ¡No gracias! En muy poquito tiempo aprendimos a jugar, incluso, a incordiarnos. Aquí os dejamos nuestro pequeño análisis.

Datos relevantes de ¿Alcachofas? ¡No, gracias!

    • Mecánica: Creación de mazo
    • Temática: Gastronómica
    • Número de jugadores:2,3,4
    • Tiempo de partida: 20 minutos
    • Edad: A partir de 10 años
    • 104 cartas (compatibles con fundas de 57,5 mm x 89 mm)
    • Reglamento
    • Media
    • 125 x 125 x 55 mm
    • Editorial: Devir
    • Autor: Emma Larkins

Resumen

Este juego consiste básicamente en crear tu mazo y el objetivo que persiguen todos los jugadores es deshacerse, antes que los demás, de todas las alcachofas que han crecido en tu huerto y lograr una mano completa sin una sola alcachofa.

Preparación 

El juego comienza con 10 cartas de alcachofa para cada jugador, de las cuales solo se juegan 5 por turno. Cada jugador debe colocar sus cartas de la siguiente forma:

  • 5 cartas en la mano
  • 5 cartas en su mazo de robar
  • Espacio para el montón de descartes 

preparación de alcachofas no, gracias

En el centro de la mesa se sitúa:

  1. La huerta: el resto de las cartas
  2. La hilera de la huerta: 5 cartas boca arriba
  3. El compost o el montón de descartes.

Mecánica

El turno de cada jugador consta de varios pasos:

  1. Sembrar: los huecos vacíos que hayan quedado en hilera de la huerta central, se tienen que rellenar con cartas del montón de recolección
  2. Recolección: elegir la carta de verdura que más te convenga robar de entre las 5 que están boca arriba en la hilera de la huerta.
  3. Jugar: juega las cartas de verdura que quieras en función de lo que especifique cada una de las verduras y lo que te interese.
  4. Descartar: Descarta todas las cartas de tu mano en tu montón de descartes.
  5. Robar: Roba una nueva mano de 5 cartas de tu mazo de robar. Si no hubiese suficientes cartas, roba las que haya disponibles. Luego, recupera tu montón de descartes, barájalo y roba las cartas que te falten para tener 5 cartas en tu mano.

¿Quién comienza?

En este juego empieza el jugador que haya comido alguna verdura cocida más recientemente. Así que hay que tirar de memoria y acordarse de cuándo fue la última vez que comiste verduras y… ¡Ojo, cocidas! Luego, se sigue el sentido de las agujas del reloj.

¿Quién gana?

Gana quién consiga deshacerse de todas las alcachofas de su mano. Para ello, hay que seguir las reglas que cada una de las distintas verduras nos añaden al juego. Además, las alcachofas solo se podrán descartar si la carta de verdura que estemos jugando, así lo indica. Próximamente, subiremos una guía de cómo jugar a este juego, donde podréis consultar el resto de las reglas.

Dificultad y duración

Es un juego que suena mucho más complejo de lo que en realidad es. En seguida se cogen las dinámicas de juego. Además, que cada carta cuente con una descripción de lo que hace, ayuda mucho a hacerlo más dinámico.

En cuanto a la duración, es un juego bastante corto y en cuanto aprendas a jugar las partidas serán mucho más ágiles. La primera partida es más que posible que exceda los 20 minutos, ya que la preparación puede parecer, al principio, algo compleja.

Arte y otros puntos fuertes

El arte de las cartas es sencillo, pero en su sencillez está lo bonito de este juego. No es un juego de grandes pretensiones, es más algo divertido y curioso. Algo que transforma las verduras en amigables, hasta para los que no les hacen mucha gracia. Está repleto de detalles, de hecho las alcachofas, aunque parecen todas iguales, al final te das cuenta de que tienen diferentes poses. Todo está dibujado en una versión kawaii que nos recuerda a otros juegos del estilo.

Además el juego se transporta en una pequeña caja de metal que no abulta prácticamente nada y, al ser de metal, no se daña tanto como las de cartón. Os recomendamos que cubráis las cartas con fundas especiales para evitar que se desgasten mucho con el uso y os recordamos que las medidas de las fundas compatibles son de 57,5 mm x 89 mm. 

Deshazte de las alcachofas, también en online

Sin embargo, si piensas que este sencillo jueguecito se iba a quedar solo como un juego de mesa, estabas muy equivocado. Aquí donde lo vemos, tiene una versión online que te permite enfrentarte a otros jugadores.

Puntuación: ¿Alcachofas? ¡No, gracias!

Dificultad - 9
Duración - 8

8.5

En definitiva, este juego de mesa puede parecer un juego muy simple, pero es precisamente su sencillez lo que lo hace tan divertido. Es fácil, dinámico y entretenido.

User Rating: No Ratings Yet !

Ast

Periodista de día, gamer de noche. Me encantan los videojuegos, las novelas fantásticas, el modelismo, la pintura, el dibujo, los cosplays… ¡Demasiadas cosas y muy poco tiempo! Soy periodista, pero me gano la vida como diseñadora web. Me flipa la tecnología y combinarla con mis aficiones, así que… ¿por qué no crear Geek Games? Quiero compartir mis proyectos de pintura de miniaturas, los futuros cosplays y las fotos más chulas, además de artículos y reportajes sobre los aspectos más curiosos de los videojuegos. Si te parece poco, lo hago en mis ratos libres, espera a que tenga tiempo y… ¡verás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba